Tarta de Santiago

Encuentra tu receta de tarta de Santiago

Tarta de Santiago rápida

Los dulces y los postres no pueden faltar en una buena comida o cena y dentro del recetario español tenemos auténticos y tentadores tesoros como por ejemplo la tarta de Santiago, una tarta de almendra que gusta a todo el mundo por su sabor y la textura que tiene. Es muy sencilla de hacer y no nos llevará demasiado tiempo.

Para su elaboración necesitarás:

Tarta de Santiago rápida
  • 250 gramos de almendras sin piel.
  • 260 gramos de azúcar refinada blanquilla.
  • Ralladura de una naranja y un limón.
  • 6 huevos grandes (yemas y claras por separado)
  • 4 o 5 gotas de extracto de almendra.
  • Media cucharadita de café de canela en polvo.
  • Azúcar glas para decorar.

Modo de elaboración

Precalentaremos el horno a 180 grados y engrasaremos con mantequilla un molde redondo de unos 20/25cm de diámetro. En este caso necesitaremos que sea un molde desmontable para poder desmoldar la tarta cuando esté hecha.

En un bol grande echaremos las seis yemas de huevo y 200 gramos azúcar. Con una batidora lo mezclaremos todo bien hasta que esté completamente ligado y tenga una textura suave. Lo reservaremos y en el procesador de alimentos o robot de cocina trituraremos las almendras hasta convertirlas en polvo y las incorporaremos al huevo con el azúcar junto a la canela y a las gotas de extracto de almendra.

En otro bol echaremos las claras de huevo junto a los 60 gramos de azúcar blanquilla que nos queda y las mezclaremos hasta hacer que se queden a punto de nieve. Cuando lo hayamos conseguido incorporaremos poco a poco la mitad al bol con las yemas de huevo que tenemos reservado e iremos mezclando.

Cuando esté unido incorporaremos la otra mitad y lo batiremos lentamente con una lengua de cocina hasta que ambas texturas estén completamente incorporadas. Verteremos la mezcla en el molde y lo meteremos en el horno durante unos 40 minutos aproximadamente.

Mientras se va haciendo podemos buscar en Internet la cruz de Santiago, la imprimimos y la recortaremos. Cuando la tarta esté lista la sacaremos y dejaremos que enfríe por completo, la desmoldaremos, pondremos la cruz recortada en el medio y con un colador espolvorearemos por encima el azúcar glas, retiraremos la cruz y habrá quedado su silueta y la tarta estará lista para comer.

Consejos

Es importante que cuando se rayen tanto la naranja como el limón solo se rayen la parte naranja y la amarilla, lo blanco hay que procurar no llegar a ello porque resulta muy amargo y puede estropear el sabor del pastel.